Gods Will Be Watching

Gods Will Be Watching

¿Comerte a tus amigos es la mejor opción?

La magia de Gods Will Be Watching reside principalmente en el desafío mental que exige al jugador. No es uno de esos juegos donde se necesite habilidad a los mandos, de hecho no hace falta ni saber jugar a videojuegos para disfrutarlo. Es más bien un título que exige una mente clara, estratega, de saber tomar decisiones y sopesar sus consecuencias (sean buenas o malas). Gods Will Be Watching es un juego muy especial, diría que único en su género, que te atrapará desde el primer minuto. Ver descripción completa

PROS

  • Complejo pero adictivo
  • Sorprendente en todo momento
  • Gráficos y música

CONTRAS

  • Puede ser extremadamente difícil

Excelente
9

La magia de Gods Will Be Watching reside principalmente en el desafío mental que exige al jugador. No es uno de esos juegos donde se necesite habilidad a los mandos, de hecho no hace falta ni saber jugar a videojuegos para disfrutarlo. Es más bien un título que exige una mente clara, estratega, de saber tomar decisiones y sopesar sus consecuencias (sean buenas o malas). Gods Will Be Watching es un juego muy especial, diría que único en su género, que te atrapará desde el primer minuto.

Puzles morales

Gods Will Be Watching cuenta la historia de un grupo de hombres y mujeres en un futuro lejano. Por circunstancias de la historia (muy bien trabajada, por cierto) se ven envueltos en situaciones extremas. Todos deben colaborar con sus propias habilidades para superar esas condiciones adversas.

Cada escenario es diferente y en realidad son complejos puzles de acciones y reacciones. Gods Will Be Watching juguetea con los problemas morales y dilemas éticos. Te exige dirigir y liderar un equipo de manera organizada aún a riesgo de perder uno o varios miembros del equipo. ¿Puedes sacrificar a uno por el bien del equipo? Matarlo puede suponer más comida para el resto, pero puede significar un motín, o que no puedas arreglar la radio de rescate…

En cuestión de opciones y decidir qué hacer o no, este juego va mucho más allá que otros que hayas podido jugar. Tiene un sistema de elecciones y relaciones para nada comprensible al principio, sólo puedes entenderlas a medida que juegas. No te voy a engañar: Gods Will Be Watching es extremadamente difícil incluso en su nivel fácil.

Hay una escena de tortura tan maravillosa como desagradable. Es un escenario durísimo, donde sólo tienes cuatro opciones para sobrevivir a cada pregunta que te hacen: provocar, suplicar, pensar (alguna mentira), o decir la verdad. Tu objetivo es por supuesto evitar que te saquen información, pero si te pegan mucho morirás. Si dices demasiada verdad, también pierdes. Además, no hay barras de energía, así que tienes que intuir cuántos golpes puedes aguantar sin morir. Simultáneamente debes ir soltando pedazos de información poco a poco para contentar al torturador y que así deje recuperarte.

Lo mejor de este juego es que todas las decisiones son justas y equitativas. Nunca te sientes engañado o manipulado para elegir una u otra opción. De hecho los escenarios pueden desarrollarse de muchas maneras según vayas solucionando los dilemas que surgen, y siempre son caminos lógicos y realistas.

¿Y sabes lo más curioso de todo? Que detrás de todo ese escenario, en realidad es un juego de matemáticas. De números. De sumas y restas. Decidir quién vive y quién es prescindible. En última instancia te sientes un desdichado líder que tiene que mirar a la cara a su equipo y optar siempre por “el mal menor”.

Muy fácil de controlar

Gods Will Be Watching tiene un sencillísimo sistema de control por ratón. Todo funciona a través de menús, seleccionando el personaje oportuno y decidir qué debe hacer en cada momento. El juego se comunica contigo a través de los gráficos, sólo éstos te hacen ver el resultado de tus acciones, si un personaje se cansa, si se pone nervioso, si está sufriendo, pasa frío o pasa hambre.

Píxel gordo y buena música

El estilo pixel-art funciona muy bien en este juego. Además Gods Will Be Watching puede estar orgulloso de contar con muchísimos detalles y una animación excelente. Es un juego colorido pero también sobrio, realista, crudo.

La música acompaña muy bien las largas horas que te pasas delante de la pantalla. Son temas futuristas, a veces suaves, en otras ocasiones más tensos. Como no hay voces y los sonidos son escasos, la ambientación musical es prácticamente lo único que entra por tus oídos. Por suerte es muy buena.

Conclusión

Gods Will Be Watching es un juego de puzles muy difícil. Camuflado bajo una gruesa capa de decisiones éticas y situaciones límite. La historia es fenomenal, la forma de jugarlo fantástica, los gráficos y sonidos tienen mucha personalidad, y la sensación de agobio te provoca el juego es muy realista. Gods Will Be Watching es una experiencia única y fantástica que te marcará por mucho tiempo.

Gods Will Be Watching

Descargar

Gods Will Be Watching